27/3/14

¿Sandalias con calcetines?


Hace ya años que se sentó cátedra en lo que a sandalias y calcetines se refiere, ¿o no?

A grandes rasgos, podríamos recordar que las sandalias son un tipo de calzado abierto que, en su modelo más simple o sencillo, suele llevar una tira que se calza entre el dedo pulgar y el índice del pie y se bifurca por la parte superior del mismo hasta la suela, haciendo que el pie esté bien sujeto. Otras veces las tiras van alrededor del tobillo, pero la variedad es infinita. Las sandalias, al ser un calzado abierto, fueron ideadas para ser llevadas en climas cálidos y sobre todo en verano.



No hemos descubierto nada nuevo, ¿verdad? 

Los calcetines, por su parte, son una prenda pensada para abrigar el pie, protegerlo de rozaduras y mitigar el sudor. Los hay más o menos largos y en infinidad de colores y materiales. Los más famosos son los calcetines tobilleros, los altos de canalé, los tipo escarpines o las media calcetín. 



Tampoco hemos descubierto nada extraordinario con esta segunda definición. 

Hasta aquí, todo correcto. Adoro las sandalias y adoro los calcetines; el problema llega cuando me encuentro ambos en el mismo pack. Llamadme antigua, sosa, clásica, etc pero creo que, además de ser un sinsentido, por regla general generan un efecto visual horrible.




 El primer sinsentido es claro: la sandalia está pensada para el calor (verano principalmente o primavera si hace mucho calor) y el calcetín está pensado para proteger nuestros pies del frío. Esta moda de llevar calzado de verano cuando está nevando y la temperatura es inferior a 0 grados es casi igual de estúpida que la de llevar calzado de invierno en pleno agosto. 


Si de toda la vida me pareció horrible ver a los guiri-playa con sus chanclas y calcetines mientras tomaban granizados de limón en las costas españolas ahora -no iba a ser menos- sigo en el equipo anti-calcetines con calzado de verano.

El efecto visual (sí, piensa en aquel galés que tomaba paella en los chiringuitos de la playa con su señora y los calcetines y chanclas incluidos pero en una versión más chic ambientada en las fashion weeks) me parece terrible porque además de que ya parece ser una manía mía personal, considero que acortan las piernas afeando la silueta. 



En defensa de todo lo anterior, diré que no me muestro contraria a lucir calcetines con otro tipo de calzado y que incluso llevando esta tendencia que yo tanto detesto algunas personas logran un look armonioso, lleno de colorido e ingenio que en conjunto puede quedar bien, aunque no suele ser el caso desde mi humilde opinión. Puede que Olivia Palermo o Kate Moss me hiciesen amar la tan discutida tendencia: sandalia + socks, aunque lo veo negro, muy negro. 

La grandes ventajas que encuentran las personas que usan sandalias + calcetín son: 

1. Que pueden usar los zapatos de verano también en invierno (a riesgo de sufrir una hipotermia, todo sea dicho) 

2. Pueden ahorrarse dinero en no lucir unos pies impecables (ni pedicura ni crema...pues los calcetines tapan todo lo que pueda estar descuidado) y bueno, siendo generosa diré que puede ser un detalle divertido que potencie tu look (y sí, lo digo sin maldad en esta ocasión).

20/3/14

Home Sweet Home

A veces la presión a la que estamos sometidos nos sobrepasa: exámenes, trabajos, familia, pareja, prisas de aquí para allá... La mejor solución cuando llegamos al límite es no pensar en nada y relajarnos todo lo posible.

Cuando necesito desconectar y, en definitiva, tener tiempo para mí me encanta: pasear, escuchar música, irme de compras, cocinar platos ricos, darme duchas relajantes, sesiones beauty y, por supuesto, leer

El otro día paseando por Madrid pasé por una frutería que me encanta y en la que tienen cosas riquísimas. Los que me conocéis sabréis de sobra lo muchísimo que me gustan las fresas; y no hay mejor momento que la llegada de la primavera para empezar a tomarlas. De la coqueta frutería al quiosco, y del quiosco directa a Vogue, una de mis revistas de cabecera. Al llegar a casa me preparé una merienda riquísima, con chocolate fundido incluido, y después los problemas se hicieron algo más llevaderos gracias al dulce y algo de música.  




Hace poco terminé un libro del periodista David Martínez llamado: "Zara. Visión y estrategia de Amancio Ortega" En él se lleva a cabo un recorrido muy interesante por la vida de Amancio Ortega y se exponen algunas de las claves del éxito empresarial de Inditex. Os lo recomiendo a todos los curiosos de las empresas en general, y de Zara&cía en particular. 

Por otro lado, he comenzado la exitosa novela de Noah Gordon: "El médico". El libro tiene ya más de 20 años y tenía ganas de leerlo desde hace algún tiempo, pero no encontraba el momento. Ya os contaré qué me ha parecido cuando lo termine. Por ahora me está gustando mucho. 



Dejando a un lado las recomendaciones literarias, os cuento el porqué de no publicar tan a menudo. El "porqué" se llama principalmente universidad, pero también influyen contratiempos personales. Ahora que los días están siendo increíbles y bonitos a más no poder, nosotros tenemos exámenes en la facultad orquestados por el maravilloso plan Bolonia, que básicamente exigen estar al máximo de concentración y que si no salen bien condicionarán nuestra nota final, ya que suelen representar el 40% de la calificación a final de curso. Y sobra decir que "lo primero es lo primero".

Por último, aprovecho para enseñaros mi última joya, uno de los regalos de cumpleaños que no pude enseñaros en el anterior post, en cual tuve que borrar por un problema con el blog. Es el modelo Sadie de la firma estadounidense Coach, de Nueva York. Elegí este modelo por su diseño tan coqueto y juvenil y por su color azul cielo o azul bebé (no se aprecia del todo bien en las fotografías), tan bonito y alegre para la primavera y el verano. Que adoro los bolsos tampoco es ningún secreto ;)



Feliz jueves :)

Mua,

Celia.




20/2/14

New in: Beauty

¡Hola chic@s! ¿Cómo estáis? Antes de nada, tengo que pediros mil perdones por no haber actualizado en tantos días, pero por motivos personales no he podido estar al día con el blog. Espero volver cuanto antes al ritmo de siempre :)

Como ya sabéis, me gusta mucho ir probando cosas nuevas en lo que a productos de belleza se refiere. Sin embargo, me cuesta escribir sobre estos temas porque es una sección muy personal, y cada mujer es un mundo. En cualquier caso, el post de hoy va dedicado a las que seáis más coquetas y meticulosas con el cuidado personal; así que espero que os guste y que cojáis ideas :)

Primeramente, os diré que se suelen establecer dos grandes bloques: "Tratamiento" y "Colorido". Es decir, por un lado todo lo relacionado con el cuidado de la piel (cremas, serum, contornos de ojos, hidratantes etc) y por otro lado el maquillaje (sombras de ojos, eyeliner, labiales, bases, etc)

Y sí, yo tengo un problema... y es que me encantan todas las cosas tanto de un lado como de otro. Hoy, sin embargo, sólo toca hablar de la parte relacionada con el maquillaje; de cremas y demás productos pensados para el cuidado de nuestra piel os hablaré más adelante, cuando haya podido probar tranquilamente las cosas que he comprado, para así daros una buena opinión.

Las que me conocéis o leéis desde hace algún tiempo, sin duda sabréis que una de mis firmas favoritas en absolutamente TODO lo que hace (sí, todo: ropa, zapatos, bolsos, accesorios en general, tratamiento y colorido) es Dior. Esta casa es la principal culpable de que ya no se distingan los números y letras de mi tarjeta de crédito... pero yo encantada.

Esta primavera Dior ha creado la Colección Trianon, inspirada en María Antonieta, las tonalidades pastel, los macarons, Versailles... Una preciosidad. En mi caso, he acabado escogiendo la edición de coleccionista Pastel Fontanges con tonos suaves como el azul bebé, el vainilla o el gris perla.


Siendo sincera, rara vez me pinto los ojos, pero esta temporada me gustan tanto los colores y la alegría que desprenden estos tonos que he decidido potenciarlos más, a pesar de que yo siempre seré más de centrar la atención en los labios, es imposible resistirse a probar cosas nuevas, sobre todo de cara a la primavera/verano, que apetece mucho dar la bienvenida al color.

Y como he decidido potenciar poco a poco mis ojos, no he dudado en llevarme a casa la nueva máscara de pestañas de Dior Iconic Overcurl en negro (Overcurl 090), con un cepillo curvo, pensado para elevar y rizar las pestañas. En mi caso, tengo los ojos muy grandes pero mis pestañas necesitan un "plus de energía", por así decirlo, ya que tienden a estar demasiado relajadas ;) (¿Será la universidad?).


Como complemento, he escogido un delineador, también conocido como eyeliner, perfecto para definir la mirada. Mi elección ha sido el Art Pen de DiorShow. Reconozco que me llevará muchos intentos y práctica conseguir el efecto que yo quiero (muy discreto) pero he de decir que tiene un aplicador similar a un rotulador que se desliza muy fácilmente gracias a la textura gel, dejando un intenso color negro de larga duración. Luego tiene una gran ventaja, y es se quita fácilmente a la hora de desmaquillarnos (algo que para mí es muy muy importante)



Como ya os comenté hace muchos meses en otro post de belleza, tras muchos intentos fallidos a la búsqueda de una base de maquillaje que fuese bien con mi tono de piel (os aseguro que esa búsqueda fue peor que la del tesoro) finalmente encontré lo que buscaba en Dior, que parece que tienen un imán para hacer que me guste todo lo que tienen. El famoso fondo de maquillaje es el tono número 20 de la gama DiorSkin Nude, del que ya hablé maravillas (y lo sigo haciendo) a todas las chicas que tienen el mismo problema que yo: el tono de la piel y el deseo de naturalidad. Si algo no soporto en un maquillaje, me da igual de quien sea, es el efecto máscara o de ir como una "puerta". Pero claro, somos muy complicadas, queremos que nos cubra pero que sea natural, algo que ya de entrada parece una contradicción en sí misma: pues los que más cubren suelen ser los menos naturales... Fue entonces cuando descubrí la línea Nude, que cubre lo necesario pero sin excesos. Estoy tan contenta que no quiero otro, pero admito que el fondo de maquillaje es una de las cosas más complejas de elegir. Puedes tardar años en dar con el producto que mejor se adapte a tus necesidades. En cualquier caso, como yo no tengo quejas y estoy contentísima, me decidí a probar los polvos compactos de la línea Nude, sobre todo por la comodidad de poder llevarlos en el bolso y en un momento dado poder retocar, especialmente si llevamos muchas horas fuera de casa y necesitamos un poco de vidilla en el rostro; algo que yo suelo necesitar (por los madrugones para ir a la facultad y porque soy muy blanca de piel y los tonos tan pálidos a veces aportan un tono de piel poco saludable)



Y aquí está mi parte favorita: las barras de labios. Hace poco me compré una preciosa de la línea Rouge Dior, y yo que no paro de comprar barras de labios entiendo un rato de esto... Obviamente, no todas las tonalidades favorecen a todo el mundo por igual. Además, es importante decir que influye mucho la forma de los labios y el tamaño, el cuidado de la dentadura, la sonrisa... Esta línea es muy hidratante y no reseca, sino que los deja suaves durante mucho tiempo, con un efecto bálsamo muy agradable; y sin aportarnos esa sensación pegajosa tan incómoda que dejan los brillos de labios. Esta vez he elegido el tono Rialto, el nº 988.


Por último, y esta vez contando con Chanel, me he traído a casa un corrector; perfecto para llevar en el bolso. Los correctores ya sabréis que están pensados para, en un momento dado, corregir una imperfección: granitos, rojeces, puntos negros... En este caso, el producto de Chanel también es fantástico para disimular las ojeras que tanto afean el rostro (sensación de cansancio y aspecto enfermizo) De momento estoy muy contenta, ya os iré contando. 



Cualquier cosa no dudéis en poneros en contacto conmigo, dejando un comentario o mandando un e-mail :)



Mua,

Celia

1/2/14

A touch of Animal Print

¡Hola chic@s! Hoy hace un día soleado en Madrid. El cielo vuelve a lucir azul y eso siempre es motivo de alegría, y más aún si es sábado y podemos hacer planes divertidos. 

El look que os propongo para hoy es el siguiente: está compuesto por una biker en tonalidad beige, entallada; unos botines en color crema, un vaquero estilo boyfriend, bolso bandolera pequeño, camiseta color vino, foulard con estampado animal print y gafas de sol en color habano. 

En caso de que hiciese frío, que en Madrid no nos libramos, podemos sustituir la camiseta de manga larga por un jersey, ya que siempre son más abrigaditos. 

El animal print siempre me ha gustado en pequeños toques, sobre todo en accesorios. En algunos casos si no se sabe combinar adecuadamente puede quedar vulgar y estropear el look


La biker es de Zara, al igual que los botines, la camiseta y el foulard. El bolso es el modelo Favorite MM de Louis Vuitton (pulsa AQUÍ para más detalles) las gafas de sol son de Prada y el perfume que os recomiendo en esta ocasión es Eau des Merveilles de Hermès


¡Que paséis un feliz sábado! :)

Mua,

Celia

29/1/14

A todo color

Sigue haciendo un frío horrible en Madrid. Salgo de casa con capas y capas de abrigo y aún así nunca falla: me pongo malita. Lo bueno de pasar más tiempo en la cama de lo habitual es que haces cosas más calmadas, y eso siempre se agradece. Volver a ver Sexo en Nueva York, leer a García Márquez, Vogue y, por qué no, divertirme ojeando looks de streetstyle

Por ello, y hasta que amaine el tiempo, os dejo con una selección de fotografías tomadas por el fabuloso Phil Oh para Vogue USA cuya característica principal es el colorido

¡Feliz semana! ¡ :)






















Mua,

Celia

25/1/14

Las rebajas de Zara ¿Por qué todas sucumbimos?

Son numerosos los post dedicados a la decepción generalizada que han provocado las rebajas de Zara este invierno. 

Más de una ha entrado a una tienda del gigante Inditex este mes y se ha dado con la puerta en las narices encontrando descuentos de risa, prendas de otras temporadas y, de repente, cosas en "nueva colección" que llevaban ahí desde el inicio de los tiempos...

Con Zara ocurre como con las personas muy guapas que saben que lo son. Esa sensación de I´m sexy and I know it  la conoce mejor que nadie. Un guapo puede permitirse ciertos lujos que alguien "del montón" (y ya no digamos alguien "feucho") no puede permitirse. Traducido al castellano -y ya fuera de bromas- esto significa lo siguiente: Como soy Zara y cada año vendo más... hago lo que quiero. 




La pregunta es...
¿Por qué, aun a sabiendas de que las rebajas han sido una gran decepción en términos generales, seguimos picando?


1. Zara es consciente de su potencial y de que vende TODO el año ponga el precio que ponga (dentro de unos límites, claro, pero nos van subiendo los precios poquito a poco y picamos como bobas con la excusa de "por 10 euros más..." "por 20 euros más..." y así suma y sigue).

2. Las chicas y mujeres que compran en Zara son, a día de hoy, tanto de clase media como de clase alta (hasta Olivia Palermo tiene cosas de Zara, junto con cosas de Dior, Hermès y otros colegas de las altas esferas). Es decir, Zara es tan extremadamente guapa y conquistadora que llega a enamorar a todo tipo de bolsillos

Olivia Palermo luciendo un vestido de Zara para acudir a los desfiles de la Semana de la Moda parisina.


3. Esas mujeres y chicas, las del mundo real (obvia a la siempre ideal Olivia Palermo), quieren ir guapas, pero al mismo tiempo quieren variar en ropa y complementos. El hecho de poder ir variando en la ropa que nos ponemos y el ir comprando cositas de vez en cuando, obviamente, requiere de unos medios económicos decentes (y más teniendo en cuenta los tiempos que corren). ¿A qué me refiero con medios económicos "decentes"? A que más o menos podemos adquirir algo que nos guste o llame la atención en una tienda como Zara; pues si quisiéramos variar en ropa y accesorios casi a diario, vistiendo de arriba a abajo de Chanel o Hermès, entonces, amigas, tendríamos que ganar lo que gana el personaje que interpreta Leonardo DiCaprio en la película "El Lobo de Wall Street" (millones y millones), algo que NO pasa para el 99% de la población.

4. Zara cuenta con un entramado empresarial inmejorable (Yo me quito el sombrero, de verdad) y con unos diseñadores que son conscientes de qué gusta y qué no. Esos mismos creativos son los que se encargan de clonar, idear y reinventar los productos constantemente (Benditos todos ellos). Tal es su poder que nos pueden llegar a hacer amar cosas que nunca hubiésemos pensado amar. Nos entran por los ojos de mil maneras: o bien porque se lo vemos a una chica por la calle y nos gusta, o bien porque lo lleva la blogger "X", esa que tanto seguimos y a la que visitamos diariamente en su web. Nadie está a salvo de su influencia, ya sea directa o indirectamente. 

5. Que levante la mano quien esté libre de pecado: Nadie. Casi siempre se lleva (o se ha llevado) algo de Zara, por mínimo que sea. Un collar de pedrería, unos salones, un foulard, un jersey, una cazadora, una parka...La variedad es infinita; al igual que es infinita la lista de bloggers (nacionales e internacionales) que visten con cosas de Zara y van monísimas:

Silvia, de 1sillaparamibolso, lleva falda y jersey de Zara (AQUÍ) ; Alexandra, de Lovely-Pepa, lleva zapatos de Zara (AQUÍ) ; Sara, de CollageVintage, lleva cazadora, jersey, pantalones y zapatos de Zara (AQUÍ) y podríamos seguir hasta el infinito y más allá...

6. Como es tan coqueto, tan bonito lo que tienen...aun siendo fabricado con polyester o polipiel lo compramos porque tiene un diseño fantástico. Esa misma chaqueta/falda/bolso que hemos visto, en un material de calidad superior, costaría el doble o no tendría tan buen diseño como la opción calidad/precio que nos ofrece Zara, y ¡OJO! aún siendo conscientes de que nos están vendiendo algo que no es "La pera limonera" pagamos por ello. "Total...son 59,99 € y es...tan bonito" (A todo esto...¿No os encanta lo de 0,99€? Es magistral) ¡CUIDADO! Con esto no quiero decir que a mayor precio, mayor calidad; eso no siempre es así, pues hasta al jersey más inesperado le pueden salir "bolas"; pero que no os tomen por idiotas. En defensa de Zara diré que también fabrican productos muy buenos, pero poca gente mira las etiquetas que nos hablan de los materiales empleados...

7. Es omnipresente y la actitud general, al pasar por la puerta de un Zara, es..."Bueno, voy a pasar y echo un vistazo". Entonces puede llegar a ocurrir lo siguiente: Te gusta, te lo pruebas, te queda bien y te lo llevas ;)

Y, una vez dicho esto, Zara dirá... 

"Si vendo todo el año y cada vez me van mejor las cosas, si no me gasto apenas en publicidad (¡Qué merito!), si las bloggers compran mis prendas para sacarlas en sus respectivos blogs sin que yo todopoderoso Zara tenga que pagar para que lo hagan y si encima puedo permitirme el lujo de poner las rebajas siempre después de Reyes...

¿ Por qué voy a poner unos descuentos de ensueño, pudiendo ganar dinero (más) con rebajas de risa, si van a acabar sucumbiendo a los encantos de la nueva colección o, en su defecto, comprarán X artículo aunque casi no esté rebajado?"



Zara sabe perfectamente que nos hemos dado cuenta; pero también sabe (y nosotras lo sabemos aún mejor) que seguiremos picando...porque es la niña bonita del mundo de la moda desde que ésta se democratizó


Mua,

Celia.


PD: Los "chollos" en Zara se hacen esperar (suelen encontrarse a mitad de las rebajas o al final de éstas) y lo mejor es tener 0 expectativas de encontrar algo.